12 de diciembre de 2019 notifications search
menu

Despega el Discovery

El Discovery despegó con siete astronautas a bordo, en el primer lanzamiento de un transbordador espacial desde la tragedia del Columbia hace dos años y medio.
Durante la misión, la comandante Eileen Collins y su tripulación transportarán suministros a la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) y probarán nuevas técnicas para inspeccionar y reparar el transbordador en órbita.
El lanzamiento pone fin a una etapa difícil en la que el programa espacial estadounidense quedó paralizado mientras una nación acongojada reflexionaba sobre su aventura espacial y la Agencia para la Aeronáutica Espacial (NASA, por sus siglas en inglés), reevaluaba sus medidas de seguridad. La agencia tardó dos años y medio en mejorar la seguridad de los transbordadores.
“Nuestra larga espera parece haber llegado a su fin. Así que en nombre de millones de personas que creen profundamente en lo que hacemos, buena suerte, que Dios los bendiga y diviértanse un poco”, dijo el director de lanzamiento Mike Leinbach a los astronautas poco antes del despegue.
Los empleados del programa espacial y los familiares de los tripulantes del Discovery y del Columbia -junto a ellos la primera dama Laura Bush- vieron cómo el aparato despegaba. Dos reactores de observación y más de 100 cámaras documentaron el despegue desde todo ángulo posible para captar cualquier indicio de avería o desprendimiento del fuselaje como en el vuelo anterior.
La gente se dio cita para observar el lanzamiento del Discovery y desearon las mejores de las suertes a los tripulantes.
El director adjunto del programa del transbordador, Wayne Hale, planteó la posibilidad de que los objetos de color claro fueran trozos inofensivos del papel que protege los cohetes del Discovery antes de lanzamiento. Pero insistió que es demasiado pronto para aclarar la naturaleza de los objetos captados por las cámaras, e insistió que la totalidad de las imágenes serán examinadas en las próximas horas y días.
El transbordador tiene la máxima seguridad que pudo dotarle la NASA, aunque sigue siendo una aventura arriesgada.
El director de la NASA reconoció que están en juego muchas cosas en este vuelo: el programa del transbordador, el programa de la Estación Espacial, el plan del presidente George W. Bush de volver a enviar astronautas a la Luna y también a Marte y siete vidas.
Luego de su exitoso despegue, el transbordador espacial Discovery ha entrado en órbita terrestre convirtiéndose en un satélite artificial de la Tierra y como tal visible desde varias regiones de la Tierra, incluyendo México, desde donde será posible observarlo en los próximos días moviéndose entre las estrellas como un brillante punto luminoso antes y después de su acoplamiento con la Estación Espacial Internacional.
La primera oportunidad para observarlo desde cualquier punto de la República Mexicana tendrá lugar en el amanecer del tres de agosto, horas antes de su acoplamiento con la Estación Espacial entre las 6:46 y 6:49 horas (tiempo del centro de México) cruzando casi de sur a norte la bóveda celeste, mientras que en el momento de su máximo resplandor pasará a la izquierda del rojizo planeta Marte en el cenit, brillando tanto que por algunos segundos será el cuarto objeto más brillante en el cielo después del Sol, la Luna y Venus.
Los astronautas del Discovery estudian lentamente las alas y la nariz de la nave, con un brazo robótico equipado con láser, en el inicio de una inspección de seguridad crítica nunca antes realizada en una misión de los transbordadores estadounidenses.
Eileen Collins es la encargada de la delicada tarea de encabezar la tripulación del "Discovery.

Esta mujer es una experimentada astronauta de 49 años, y esta responsabilidad no es nueva, pues en 1999 encabezó la tripulación del desaparecido transbordador "Columbia" en una misión para reparar el telescopio espacial Hubble.

Manejando el brazo por computadora desde dentro de la nave, los astronautas buscaban rajaduras que puedan representar un peligro para el transbordador cuando el Discovery regrese a la atmósfera de la Tierra antes de su previsto aterrizaje el 7 de agosto.
En la maniobra del retorno al planeta, la nave debe soportar temperaturas altísimas.

Las imágenes desde la perspectiva del láser, que está acompañado por una cámara de televisión, mostraron el procedimiento, en el que el brazo robótico se extendía a lo largo del borde negro del ala.

Esta es una de las tantas medidas de seguridad que entraron en vigencia después del desastre del Columbia, el 1 de febrero del 2003, cuando una sección suelta de la espuma aislante dañó el ala en el lanzamiento.
El Discovery despegó desde Florida, el primer vuelo de un transbordador desde la tragedia del Columbia. El lanzamiento en sí no presentó inconvenientes, aunque tampoco fue perfecto.
Las imágenes de video del despegue, provistas por una serie de cámaras, mostraron una muesca en las losas térmicas cerca del tren de aterrizaje de la nariz, y un escombro cuyo origen no se pudo precisar bien, que se desprendía del tanque de combustible exterior.
Ese objeto no impactó contra la nave, pero la marca de 2.5 centímetros en la losa requerirá más estudios para determinar si representa un peligro, dijo John Shannon, director de operaciones de vuelo.