19 de agosto de 2019 notifications search
menu

Desde el Discovery

La NASA decidió que el "Discovery" está en buenas condiciones para un retorno seguro a la Tierra con sus siete tripulantes, el próximo lunes, y que no hará otras reparaciones en la nave que orbita a 385 kilómetros de la Tierra.
Poco antes de que los astronautas completaran la décima jornada en el espacio con más de 145 órbitas en torno a la Tierra, el control de misión en el Centro Espacial Johnson de Houston (Texas), les comunicó que los experimentos en túnel de viento y otras pruebas indican que el trozo de material dañado sobre la cabina no causará problemas cuando la nave reingrese a la atmósfera.
Esta misión del "Discovery" es la primera de un transbordador espacial desde que el 1 de febrero de 2003 el "Columbia" se desintegró cuando retornaba a la Tierra. En el accidente murieron los siete astronautas que componían la tripulación.
La investigación de la catástrofe determinó que una ruptura de la cubierta aislante de la nave -causada por trozos de espuma desprendidos del tanque de combustible en el lanzamiento- causó fisuras en el escudo de protección térmica, lo que permitió la entrada de gases muy calientes que desintegraron el "Columbia".
Entretanto, a medida que Discovery continuaba su misión orbital, la tripulación envió imágenes de nuestro planeta tomadas con sus cámaras, habló durante algunos minutos acerca de su exploración espacial y rindió tributo a los que no pudieron regresar a la Tierra.
En un día en que los tripulantes del transbordador Discovery rindieron tributo a los colegas que perecieron en el Columbia, la comandante de la misión, Eileen Collins, dijo que tenía plena confianza en poder regresar a salvo a la Tierra la semana entrante.
Discovery fue el primer transbordador que regresó al espacio en los dos años y medio que siguieron a la tragedia de Columbia, que se desintegró al entrar a la atmósfera terrestre el 1 de febrero del 2003 y ocasionó la muerte de sus siete tripulantes
El astronauta Stephen Robinson, montado en el extremo de un brazo robótico de 50 metros de largo, retiró suavemente dos trozos de fieltro de relleno que sobresalían entre las losas de protección térmica del transbordador "Discovery".
LA REPARACIÓN La reparación, sin precedentes, a una órbita de 385 kilómetros sobre la Tierra, fue el momento culminante del tercer paseo espacial de esta misión del "Discovery", la primera desde que en febrero de 2003 el "Columbia" se desintegró cuando retornaba a la Tierra.
El brazo robótico del "Discovery" empezó a moverse hasta colocar su extremo a unos 20 metros de la nave, en un punto desde el cual su cámara permitiría la observación del resto de la tarea.
Después de que Robinson y Noguchi realizaron otros trabajos en el exterior del transbordador y la estación, el brazo robótico de "Alfa" se desplazó hasta un punto en el cual el astronauta estadounidense se sujetó a la plataforma móvil.
Toda la operación fue coreografiada por el astronauta Andrew Thomas e incluyó el lento desplazamiento del brazo robótico hasta llevar a Robinson cerca de los puntos donde estaban las protuberancias en el vientre del transbordador
Movido por el brazo robótico al cual estaba sujeto, Robinson se aproximó a la superficie de la nave, extendió el brazo y tomó cada uno de los trozos de fieltro de relleno con sus dedos enguantados, retirándolos fácilmente.
Una hora más tarde, el control de misión en el Centro Espacial Johnson de Houston (Texas), dio a Noguchi y Robinson la orden de que concluyeran su paseo espacial.
Los astronautas del Discovery, el estadounidense Steve Robinson, y el japonés Sochi Noguchi, regresaron a la Estación Espacial Internacional (ISS) tras un exitoso trabajo en el espacio abierto.
La NASA había programado una misión del transbordador "Atlantis" para septiembre de este año, también para avituallar a la ISS.
La comandante del "Discovery", Eileen Collins le dijo al presidente de EEUU, George W. Bush, que los astronautas están "muy orgullosos" de su misión mientras preparan, a 385 kilómetros de la Tierra, una reparación sin precedentes.
"Ustedes son un ejemplo de coraje", dijo Bush a los tripulantes del transbordador en una breve conversación telefónica desde la Casa Blanca.
"Lo que ustedes hacen es realmente importante, y todos aquí oramos por vuestro retorno sanos y salvos", afirmó. "Mi esposa Laura y mi hermano menor (el gobernador de Florida) Jeb, estuvieron en Cabo Cañaveral el día en que ustedes partieron a su misión. Los dos me contaron del entusiasmo la enorme energía que marcó el comienzo de este viaje", agregó.
Bush afirmó a los viajeros espaciales que la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) "cuenta con el apoyo firme de la Casa Blanca para esta gran aventura humana".