20 de junio de 2019 notifications search
menu

Un éxito lanzamiento de Venus Express

Una sonda diseñada para explorar la atmósfera calurosa y densa de Venus tomó contacto con el control de misión el miércoles por la madrugada después de partir en una travesía de cinco meses al planeta vecino de la Tierra.
La sonda Venus Express de la Agencia Espacial Europea despegó del cosmódromo de Baikonur, Kazajstán, viró hacia el noroeste sobre el desierto y entró en órbita alrededor de la Tierra.
La sonda de 220 millones de euros (260 millones de dólares) tardará 163 días en llegar a Venus.

El control de misión activó el instrumental apenas la sonda salió de la órbita terrestre en su trayectoria hacia Venus unas dos horas más tarde e inmediatamente recibió una señal, recibida con fuertes aplausos en la sala de observación.

"La misión es un éxito resonante", dijo Gaele Winters, director de las operaciones de la AEE en Darmstadt. "Tuvimos un despegue perfecto, los instrumentos están encendidos, los paneles solares desplegados, todo funciona".

Poco después de la activación, la AEE recibió una felicitación de la Sociedad Planetaria en Pasadena, California, que vigiló el despegue del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

Venus Express es la primera misión de la Tierra a su vecino más próximo en el sistema solar, llamado popularmente el "Lucero del Amanecer" porque suele ser visible sobre el horizonte poco antes de la salida del sol. La fecha original del lanzamiento, el 26 de octubre, fue aplazada debido a problemas en el aislante térmico del cohete Soyuz-Fregat.

La misión quiere explorar la atmósfera del planeta, concentrándose en el efecto invernadero y los vientos huracanados permanentes que soplan a grandes alturas.

Los siete instrumentos de la sonda, entre ellos un espectrómetro para medir temperaturas y analizar la atmósfera y una cámara especial, tratarán de determinar si los volcanes de Venus están activos y estudiar cómo un planeta tan similar a la Tierra pudo evolucionar de manera tan diferente.

"Venus sigue siendo un gran misterio", dijo Gerhard Schwehm, jefe de misiones planetarias de la AEE.