16 de junio de 2019 notifications search
menu

Balacera en pleno centro de Durango deja 4 muertos

En la ciudad de Durango se registró una balacera entre dos grupos armados dejando un saldo de cuatro personas muertas.
Testigos de la balacera afirman que eran más de 12 señores con puras metralletas los que se metieron al estacionamiento y ya nada más se oyeron como 100 balazos, rápido salieron y se subieron a tres camionetas nuevas, una negra, una gris y una roja.
Más de 200 casquillos percutidos por potentes fusiles de los llamados “cuerno de chivo” se apreciaban regados y manchados de sangre en un estacionamiento público ubicado en la Zona Centro de la ciudad.
En el lugar de los hechos estaban dos cuerpos sin vida, a los que se les apreciaban innumerables heridas producidas por proyectiles disparados por armas de fuego. Pidiendo ayuda también con múltiples balazos había tres sujetos más que fueron trasladados por paramédicos de la Cruz Roja al Hospital General, muriendo dos de ellos cinco horas más tarde en el nosocomio.
Después de que los agresores que resultaron lesionados fueran llevados por sus mismos compañeros a la Clínica Santa Catarina, los agentes policiacos detectaron dos camionetas, una Sonora de color gris en el bulevar De las Rosas, y una Tahoe negra, con engomado de la Ciudad de México.
Algunos indicios que encontraron en los vehículos fueron una ametralladora calibre .9 milímetros y un “cuerno de chivo”, los que hacían suponer que ahí iban los sicarios y al parecer en los inmuebles cateados encontraron también pruebas para determinar que ahí estuvieron los presuntos asesinos.
Las victímas usaban pantalón de mezclilla y botas vaqueras, quedando uno “rafagueado” contra la pared y el otro bocabajo sobre la gravilla del estacionamiento.
Los sujetos que murieron en el lugar respondían a los nombres de Miguel Saucedo Hernández, de 39 años, y José Antonio Echeverría, de 24.
La autoridad dio a conocer que minutos después de la balacera dos camionetas, una Sonora y otra Tahoe, llegaron a la Clínica Santa Catarina, ubicada en Jardines de Durango, donde bajaron a tres lesionados y pronto se retiraron del lugar, siendo éstos Jorge Alberto Martínez García, Horacio Hernández Ríos y/o Carreon Pérez así como Guillermo Ríos, todos ellos heridos por proyectil disparado por arma de fuego.
Según la información proporcionada por la Procuraduría, uno de los occisos tenía su domicilio en la ciudad de Torreón, Coahuila.
No se lograron grandes avances en la indagatoria, pues dos de los lesionados dejaron de existir cuando estaban siendo operados en el nosocomio, al parecer sin haber hecho su declaración correspondiente.
Agentes de la Dirección Estatal de Investigación (DEI) comentaron que los ejecutados circulaban a bordo de una camioneta Avalanche, de color negro y se metieron al estacionamiento citado, a donde arribaron los vehículos de los agresores, quienes bajaron accionando sus fusiles, sin embargo las víctimas también estaban armadas e intentaron defenderse, logrando lesionar a tres de sus rivales.
Mientras que por el radio de los agentes se escuchaba que los presuntos asesinos al parecer merodeaban por el fraccionamiento Jardines de Durango, personal del grupo de Homicidios y peritos de la Procuraduría hacían su trabajo en el interior del estacionamiento donde se suscitaron los disparos.
Los agentes investigadores continúan las indagatorias, sin conocerse hasta el momento el móvil de las ejecuciones ni la identidad de los agresores.
Se informó que la Procuraduría estatal será la que se sume a la investigación ya que por las condiciones del caso debe ser la PGR la que lleve a cabo las indagatorias correspondientes.
Un fuerte operativo policiaco, por tierra y por aire, conformado por elementos de la Dirección Estatal de Investigación y elementos del Ejército, se llevó a cabo en el fraccionamiento Jardines de Durango.
En el lugar encontraron siete armas de fuego de alto calibre.