22 de octubre de 2019 notifications search
menu

Boda Real en Mónaco

Una limusina híbrida de Lexus es escoltada por la policía al abandonar la iglesia Saint Devote
Se editaron estampillas especiales de la boda real del Príncipe Alberto de Mónaco y Charlene Wittstock en la oficina postal de Mónaco
Los fuegos artificiales pondrán punto final a la cena oficial de la boda de los prícipes que también contará con música en directo.
Los residentes del principado, un parque de diversiones de los ricos y famosos del mundo, atestaron la plaza frente al palacio donde se realizó la ceremonia con la esperanza de ver a los recién casados en la primera de dos jornadas de festividades.
Aunque era considerado desde hace tiempo uno de los solteros más codiciados de Europa, el príncipe de 53 años se resistió al matrimonio durante años, y muchos en Mónaco —conocido en el mundo por sus lujosos casinos y la flexibilidad de sus leyes impositivas— temían que nunca llegaría el día.
Wittstock vistió una chaqueta de seda azul con pantalones hasta los tobillos, una creación de la casa Chanel para la ceremonia civil, a la que seguirá el sábado una ceremonia religiosa seguida de una cena de gala.
Wittstock sucede a la belleza hollywoodense Grace Kelly, quien se casó con el padre de Alberto, el príncipe Rainiero III, en 1956, tuvo tres hijos con él y murió en un accidente vehicular en 1982.
El príncipe Alberto II se casó el viernes con la sudafricana Charlene Wittstock, en una ceremonia civil largamente esperada que convirtió a la ex nadadora olímpica en princesa de Mónaco.