LOSCLASIFICADOS.MX
Cultural miércoles 17 de may 2017, 9:52am - nota 1 de 1

1889: Llega al mundo Alfonso Reyes, destacado escritor y diplomático mexicano

Por: AGENCIAS


UN DÍA COMO HOY...

Originario de Monterrey, Nuevo León, Alfonso Reyes Ochoa nació el 17 de mayo de 1889, siendo hijo del general Bernardo Reyes, quien fungía como gobernador del estado de Nuevo León, y de Doña Aurelia Ochoa.

De acuerdo con su biógrafos, Reyes estudió Derecho en la Facultad de Derecho de México, donde obtuvo el título de abogado el 16 de julio de 1913.

Tras concluir la carrera partió a Europa, motivado por el asesinato de su padre, durante la etapa de la Revolución mexicana que marcó el fin del gobierno democrático encabezado por Francisco I. Madero (1873-1913).

En su perfil biográfico publicado en el portal de Internet biografiasyvidas.com se dice que como miembro del servicio exterior mexicano se afincó en 1914 en París, Francia, donde publicó su volumen Cuestiones estéticas.

Luego, a consecuencia de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) se trasladó a España, donde compartió trabajos y experiencias con Juan Ramón Jiménez, José Ortega y Gasset y Ramón Gómez de la Serna.

Por ese entonces, Reyes perfeccionó su manejo de la lengua española, uno de los rasgos que caracterizaron su estilo: riqueza de vocablos y giros expresivos, construcciones gramaticales poco frecuentes, uso de arcaísmos y matices delicados del significado, a decir de los conocedores de su obra.

Como embajador en Argentina, en 1927, impulsó la obra de Jorge Luis Borges (1899-1986), quien puso a su consideración el manuscrito de El Aleph.

A su paso por Brasil escribió el volumen Romances del río de enero (1933) y, posteriormente, se afincó definitivamente en México en una casa-biblioteca, que hoy en día lleva el nombre de Capilla Alfonsina.

Junto con Henríquez Ureña, Antonio Caso y José Vasconcelos fundó el “Ateneo de la Juventud”, agrupación cultural que pretendía un México moderno y contemporáneo del mundo.

Su vasta producción reflexiona, con frecuencia, sobre la teoría literaria, la historia de Grecia, la novela policíaca y las raíces históricas de México.

Entre sus títulos poéticos destacan Cuestiones gongorinas (1927), Tránsito de Amado Nervo (1937), La experiencia literaria (1942), El deslinde (1944) y Los trabajos y los días (1946).

Reyes es, también, autor de la Oración del 9 de febrero (1963), texto dedicado a la muerte de su padre, que apareció póstumamente, entre otros celebrados títulos.

El narrador mexicano, quien se ganó el título de precursor del realismo mágico con el cuento La Cena, fue miembro de la Academia Mexicana de la Lengua (AML) y de El Colegio Nacional, además de ser el fundador del Instituto Francés de América Latina.

Aunque en cuatro ocasiones fue candidato al Premio Nobel, nunca llegó a recibirlo, sin embargo, la calidad de su obra le valió numerosos premios y reconocimientos públicos, entre ellos el Premio Nacional de Literatura 1945 y el Premio de Literatura “Manuel Ávila Camacho” 1953.

En síntesis, Reyes, quien murió el 27 de diciembre de 1959, ejerció un notable magisterio en la cultura de su tiempo, promovió la fundación de sólidas instituciones dedicadas a la difusión del conocimiento y marcó la obra de casi todos los escritores mexicanos posteriores a él.

RELACIONADAS
→ escritores mexicanos
DESTACAMOS