LOSCLASIFICADOS.MX
Cultural miércoles 1 de nov 2017, 12:03pm - nota 3 de 4

El Día de Muertos, orígenes de la celebración mexicana

Por: EL SIGLO DE TORREÓN
Durante el Día de Muertos, como se sabe, se acostumbra visitar los cementerios, dedicar ofrendas florales y montar altares de para honrar a los difuntos. (ARCHIVO)


Una de las mayores celebraciones mexicanas, que llenan de vida y colorido a un tema que podría resultar difícil de tratar en otras culturas, es la del Día de Muertos.

Cada noviembre, los días 1 y 2, casas, recintos culturales, escuelas, algunas oficinas y por supuesto los cementerios, son testigos y reproducen la visión nacional sobre la muerte.

Sin embargo, algunos mexicanos y la mayoría de los extranjeros, desconocen los orígenes de esta celebración, que proviene de una mezcla de tradiciones heredadas.

Día de los Fieles Difuntos

El origen del Día de Muertos se remite a la celebración del Día de los Fieles Difuntos, que se combinó con la cultura y las tradiciones prehispánicas de Mesoamérica.

Pese a lo creído, este no tuvo su origen en Roma sino en Francia, donde en el año 998, San Odilo, quinto abad del Gran Monasterio de Cluny, tuvo la idea de rezar por el descanso de todos los muertos.

En Cluny ya existía una celebración similar, que eran los "psalmi familiares", pero estos eran dedicados exclusivamente a quien pertenecía a linajes aristocráticos; lo que hizo San Odilo, por decirlo en palabras simples, fue "democratizar" la celebración.

La idea de Odilo fue bien recibida en Francia, y Roma decidió adoptarla hacia el siglo XIV. Posteriormente esta se fue extendiendo por toda la Iglesia católica, llegó a España en el siglo XV y de allí los conquistadores la llevaron al "nuevo continente", donde se mezclaría con las ya existentes tradiciones indígenas.

/media/top5/diamuertos1oct2017jpg.jpg

Tradiciones prehispánicas

Celebraciones como las mencionadas de Europa, ya existían en la América precolombina desde hace tres mil años, pues los aztecas, los mayas, los purépechas, los nahuas y los totonacas, acostumbraban guardar los cráneos de los fallecidos y mostrarlos como trofeos durante rituales que simbolizaban tanto a la muerte como al renacimiento.

Particularmente en el caso de los aztecas, las celebraciones a los difuntos tenían lugar el noveno mes de su calendario, duraban un mes entero y eran presididas por el dios Mictecacíhuatl o Dama de la Muerte.

A su llegada, los conquistadores españoles se toparon con estas tradiciones y las mezclaron con sus celebraciones ya existentes moviéndolas al 2 de noviembre para que coincidieran con sus celebraciones. Así surgió la festividad del Día de Muertos en México, por lo que muchos especialistas consideran que es una fiesta sincrética.

/media/top5/diamuertos2oct2017jpg.jpg

Costumbres

Durante el Día de Muertos, como se sabe, se acostumbra visitar los cementerios, dedicar ofrendas florales y montar altares de para honrar a los difuntos.

Uno de los principales festejos gira en torno a esos altares, precisamente. Se inicia encendiendo veladoras para proseguir a compartir momentos y anécdotas de la persona difunta a la que se ofrece el altar y se termina apagando las velas y deseándole un buen viaje de regreso al difunto, pues se cree que durante este día las almas tienen permitido regresar momentáneamente a la tierra.

Dentro de la simbología del Día de Muertos en México se encuentran también elementos como el pan de muerto, las calaveras, las flores y las calaveritas literarias, que son rimas sobre algún ser vivo y su relación con la muerte que, se dice, viene a buscarlo por algún motivo específico.

RELACIONADAS
→ Día de Muertos
DESTACAMOS