21 de marzo de 2019 notifications search
menu
México

Mantiene la fuerza en su búsqueda

Imaginar el secuestro de mi hijo me quita el miedo, asegura el activista Geovanni Barrios

AGENCIAS
miércoles 20 de febrero 2019, actualizada 7:30 am

"Claro que tengo miedo, soy humano. Sin embargo, trato de imaginar el terror que vivió mi hijo cuando se lo llevaron y eso inmediatamente me quita el temor", así define el activista Geovanni Barrios, presidente del colectivo Justicia Tamaulipas, la fortaleza que lo mueve para continuar su lucha en la búsqueda de personas desaparecidas.

La vida de este abogado de Reynosa dio un giro de 180 grados el jueves 24 de abril de 2008, cuando secuestraron a su hijo, también de nombre Geovanni Barrios, en un supermercado del bulevar Lázaro Cárdenas.

"Más de 15 personas fuertemente armadas llegaron en diferentes vehículos, entre ellos policías estatales, municipales y delincuencia organizada", comenta, y dice que lo supo hasta el día siguiente, tras una llamada que le hizo su suegra.

"Me llamó como a las dos o tres de la madrugada para decirme que mi hijo no había llegado a Matamoros, pero como teníamos una casa allá y él tenía acceso, pensé que estaba ahí. A las nueve o 10 de la mañana, un compañero abogado me dijo que se había enterado que en una gasolinería se habían llevado a alguien, pero no sabía a quién".

Comenzó a investigar y acudió al Ministerio Público, donde le dijeron que no querían problemas y que no podían hacer algo para ayudarlo.

"Intuí que algo pasaba. Días después se comunicó conmigo una señora y me dijo que era mamá de uno de los muchachos que andaban con mi hijo, que le habían llamado para pedirle dinero para soltarlo y que no presentara denuncias. Le dije que les podíamos dar el dinero, pero al cuarto día perdimos comunicación".

Geovanni cerró sus despachos porque, aunque no tiene enemigos, no sabía a ciencia cierta qué era lo que pasaba: "Nos trasladamos a Matamoros y buscamos a la señora. Nos dijo que no quería problemas, que ya no quería saber nada, que estaba enferma. Yo le pregunté quiénes eran los que negociaban sobre nuestros hijos y lamentablemente no se pudo. Yo estaba destrozado. La última vez que vi a mi hijo fue en Matamoros, porque estábamos poniendo el piso de la casa, eso fue cuatro días antes de que lo privaran de la libertad".

El secuestro de su hijo, como el de muchas otras personas, dijo, "es un acto cobarde, hecho por cobardes".

"Sé quiénes fueron. Muchos ya están muertos, pero al menos quiero que pasen a la historia como lo que son. Sigo solicitando a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), que es la dependencia encargada de la investigación, hacer público quiénes son los responsables, porque no es justo que pasen a la historia como exfuncionarios públicos o policías... Que pasen como lo que fueron: secuestradores, cobardes, asesinos", asegura.

Sobre si tiene la esperanza de que su hijo regrese vivo, dice que no: "Yo creo que Dios es grande; sin embargo, tenemos que ser realistas. Ellos no van a regresar, nosotros los vamos a regresar. Mi lucha es para regresar a nuestros familiares a su casa, no sé cuánto dure, pero es un objetivo que tengo determinado".

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos emitió una opinión para que se sancione a los fiscales que han llevado el caso de su hijo.

Geovanni comenta que fundó Justicia Tamaulipas después de darse cuenta de que las autoridades no hacían su trabajo ni "absolutamente nada por cientos de familias que estaban en la misma situación.

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA