23 de abril de 2019 notifications search
menu
Cultural

Poesía entre cuerdas de guitarra

La cantante Silvana Estrada compartió en Torreón su talento musical

DANIELA RAMÍREZ / EL SIGLO COAHUILA
domingo 17 de marzo 2019, actualizada 11:00 am

Las butacas aguardaban a los que serían los testigos de un momento en el que sonaría y se respiraría poesía, un acto que se desprendería del choque entre un charango y Silvana Estrada.

Falta una hora para que la cantante y compositora de Xalapa, Veracruz vierta su talento sobre el escenario de Plan B en Torreón.

Con cabello suelto y ondulado, Silvana sonríe, dice estar feliz de pisar tierras laguneras. Antes de su actuación comparte un poco de su vida, de la que dice siempre ha estado enraizada a la música. "Bueno, yo crecí en una familia de músicos; mi papá es contrabajista, y mi mamá es de flauta traversa. Los dos son de música clásica". Aunque expone, cambiaron de profesión antes de que ella naciera y actualmente tienen más de 30 años dedicados a la laudería.

Fue así que la pequeña Silvana creció rodeada de instrumentos. Entre guitarras, contrabajos y violines en reparación, no lo sabía, pero la conexión entre ella y la música comenzaba a entretejerse.

Estrada comparte que entre todo ese ambiente musical del que fue parte de niña entendió muy pronto que la música tiene que ver con el bienestar y con el sentir, por ello de manera determinantemente decidió que sometería parte de su vida a estudiarla.

Fue así que aspiró a estudiar jazz, carrera que no concluyó al ser identificada de manera temprana como una nueva propuesta musical, por lo que comenzó muy rápido a cantar fuera de Veracruz y ser parte de eventos culturales en algunos estados del país.

AMOR POR LA LECTURA

"Yo leo mucho, siempre digo que si no pudiera cantar o no pudiera hacer música igual seguiría escribiendo, porque es algo que hago, aunque escribo canciones, también necesito escribir poemas o cuentos. Comencé a leer desde muy niña, muy pronto me gustaron las novelas y después encontré la poesía y así me voló la cabeza", enfatiza.

Sobre su proceso creativo, expresó, es un momento íntimo donde no necesita más que algún instrumento, la atmósfera de su habitación y una pequeña libreta dispuesta a contener las letras de sus melodías.

Para la veracruzana, la música representa vida, bienestar y fuerza, y por medio de ella dice espera "comunicar mi sentir artístico y como ser humano en esta tierra, que sea honesto y de la manera más perdurable que yo pueda conseguir".

Para Silvana es importante tener clarificadas las ideas, de otra manera no visualiza que sea posible avanzar. Sonriente comparte que ella se considera perseverante, honesta y amorosa, y con esas cualidades bien puestas trabaja puntualmente en su material discográfico, que saldrá a la luz este año.

"Este mes sale mi primer sencillo del año, que es una canción que a mí me encanta que se llama Carta", compartió no sin antes agradecer a sus fans laguneros por todo el apoyo que le han brindado. Regala un cálido abrazo y avanza a camerino, donde esperará la cuenta regresiva para salir al escenario.

Al término del anuncio de la tercera llamada las luces del lugar se apagaron, del barullo se pasó al silencio, ya todos estaban atentos al arribo de Silvana. Todo está negro. Una luz tenue apareció y la joven cantautora apareció sentada en una sencilla silla montada sobre una plataforma de madera. Ya lucía charango en mano.

Una hoja reposando en el piso, una botella de agua, y Silvana acariciando el instrumento al que le sacó el sabor. Regaló su primera melodía y sus fans no tardaron en darle la bienvenida con sólidos aplausos. "No me acordaba que aquí son lo máximo para apludir", expresó.

La joven artista disfruta el cantar sin micrófono, dijo "como en las cantinas", y aquello se volvió más íntimo. Silvana narró el momento de su vida que fue la materia prima de cada una de sus canciones, y entre sus anécdotas mostró sentido del humor.

El aire que envolvió el momento transportó la potente voz de Silvana a cada rincón del lugar, que pareció vibrar en cada momento en que la cantante aventó sus notas altas y sostenidas.

La luz amarilla de pronto se tornó azul, ha llegado la hora sad. Estrada explicó que es el momento de permitirse sentir el dolor y desgarrar la voz al estilo José Alfredo Jiménez, a quien dedicó su próxima canción "Marchita".

El tiempo tanscurrió entre "Sabré olvidar", "Detesto en mí", "Se me ocurre", canciones que fueron coreadas por los asistentes que se entregaron a cada momento del acto, que concluyó con una melodía muy especial que Silvana cantó a capela, acción que le regaló los últimos aplausos, que la dirigieron de vuelta al camerino.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA